Hemos dejado de lado en los últimos meses, e incluso en el último año, la situación de los miles de refugiados que buscan un hogar en los países más desarrollados. Cuando hablo de ‘hemos’ lo digo en nombre de periodistas, como un servidor, que ven como la actualidad informativa colapsa un grave problema que no se ha solucionado ni mucho menos. Asimismo, comprobamos como los compromisos adquiridos por países e incluso ciudades a la hora de acoger en sus fronteras a refugiados ha quedado en algunos casos en papel mojado. Es importante volver a sensibilizarnos con un problema que lo tenemos más cerca de lo que creemos. Ya sean refugiados, o inmigrantes que cada día llegan a las costas de Cádiz, por ejemplo, vivimos en una sociedad enérgica que se olvida de ayudar al prójimo y por ende de mirar más allá de uno mismo. El problema sigue existiendo, no nos olvidemos y sobre todo que nada ni nadie nos haga olvidarnos de los más necesitados. Gracias.