La solidaridad no debe relegarse a unos papeles mojados. El compromiso de los países miembros de la Unión Europea con los refugiados se debe cumplir en su integridad, no es una petición es una exigencia a las instituciones europeas que deben desarrollar las políticas sociales que tienen encomendadas por los ciudadanos de la Unión.