“Vivo cerca de un centro de acogida para personas refugiadas y, la verdad, estoy encantada de ver personas de otros países en mi ciudad. Me gusta ver cómo familias que llegan sin mucha esperanza empiezan a tener mejor cara y más sonrisas con el paso de las semanas”.